sábado, 29 de marzo de 2014

AGUAS REVUELTAS (y II)


Cuando decidí hacer la anterior entrada, en la que planteaba una serie de dudas sobre la implantación del nuevo sistema del regadío por medio del Canal de Navarra, en sustitución del regadío tradicional de Lerín, ya imaginaba que habría quienes compartirían esas dudas, y quienes no. Y también imaginaba que habría quienes no admitirían, siquiera, que alguien pueda plantearse dudas.

Y la primera de mis dudas era, evidentemente, si publicaba la entrada o no. Hacía días que no estaba en Lerín y no sabía muy bien el “ambiente” que se respiraba en la calle, y tampoco conocía muchos detalles concretos. Visto el revuelo que se había formado en facebook, decidí comentarlo, y hacerlo planteando esas dudas.
Aún así, no lo tenía muy claro, pero en cuanto recibí la primera respuesta después de la publicación, y sobre todo, tras recibir varios correos en los que algunos amigos seguidores del blog, agradecían, como ya han hecho otras veces, poder conocer algunas de las cosas que suceden en Lerín, quise entender que había sido un acierto.
Tras pasar unos días en Lerín y dejar transcurrir un tiempo para ver cómo se iban desarrollando las cosas, he decidido hacer una segunda entrada, al menos, para comentar un poco qué ha pasado con todas aquellas preguntas que me hacía.

Considero que estas dos entradas han tenido "carácter extraordinario”. Ha sido la gran trascendencia del tema para el futuro de Lerín lo que me ha llevado a reflejarlo aquí. Creo que no volveré a comentar este tema en el blog, al menos en un tiempo, si es que no sucede nada extraordinario. Prefiero que éste siga teniendo un carácter principalmente fotográfico.

Como decía, muchas preguntas, demasiadas, y como única “información”, además de la “oficial” de INTIA o del Gobierno de Navarra (sigo pensando que es poca y poco clara), tenía la recibida a través del "muro de facebook" de la Plataforma en defensa del Regadío Tradicional de Lerín, bueno, y también unos pocos artículos o cartas de prensa, en línea con esta plataforma. También tenía muchísimas dudas sobre qué resultaba positivo y qué negativo con un sistema o con otro.

Siempre que alguien trata públicamente algún tema sensible, “se deja pelos en la gatera”. Yo no iba a ser menos. Aunque supongo que tiene que ser agradable “caer bien” a todo el mundo, tiene que ser muy difícil, y además creo que en mi caso sería imposible. Supongo que será el precio de tener opinión. Los “afectos” que quizás haya podido perder por esto… pues qué se le va a hacer.

No soy de aplauso fácil, ni acostumbro a seguir sin rechistar al primero que lanza una voz. Suelo poner “en cuarentena” cualquier “información oficial”,  y del mismo modo actúo con quien afirma lo radicalmente contrario. Y si una, otra, o las dos, desprenden cierto sesgo ideológico o político, me pongo guantes y les paso el “antivirus”. 
Procuro recabar, si es posible, más información, y luego conformo mi propia idea sobre el asunto. Como creo que las cosas no son totalmente blancas o totalmente negras, prefiero pensar en si algo es “mejor o peor”, antes que pensar que sea “totalmente bueno o totalmente malo” según quién lo proponga. Y no creo que sea precisamente por ser “tibio”, sino más bien por escéptico, o quizás por desconfiado (no conozco a nadie relacionado con la política, sea del signo que sea, que me merezca mucha confianza). No dudo que pueda haber quien actúe pensando únicamente en el bien común y no busque un fin interesado, pero… es una “especie” tan rarísima…

Y por todo esto, decidí que el pasado fin de semana (14-15-16 marzo) quería estar en Lerín. Era la  forma de intentar conseguir la información que estaba buscando y, de paso, tentar el "pulso de la calle".

Cinco eran las fuentes de información que buscaba para intentar hacerme una idea más clara, y han sido muy diferentes las respuestas, y sobre todo, la forma de ofrecerlas:

1- La información de INTIA (Instituto Navarro de Tecnologías e Infraestructuras Agroalimentarias) - Gobierno de Navarra.
Lo supuestamente “principal” está en su web, y es tan “clara” como grande sea la “fe” que cada uno ponga en creer lo que prometa un organismo oficial, tanto en cifras como en otros datos. El “estudio de impacto ambiental” (si es que realmente se puede llamar así a eso) en las zonas que afecta, me resulta un tanto “etéreo” y muy, muy, preocupante. Creo que, en el caso de que se lleve a cabo, hay muchas zonas de Lerín que de ningún modo se deberían "tocar", por su vital importancia ecológica.

2- La de la Comunidad de Regantes.
En cuanto publiqué el artículo anterior, se me ofreció toda la información que quisiera, tanto de las cifras de dinero que afecta a los propietarios, como de detalles del proyecto. Así ha sido, y además, me han informado de la situación real del actual sistema de regadío (también muy preocupante), tanto de lo que funciona bien como de lo que funciona mal. Y lo he visto sobre el terreno. Además de ver la zona, ahora secano, que pasaría en el futuro a ser regadío.
He recorrido el cauce completo del regadío actual desde su inicio hasta el final. He sabido también qué cosas del campo actual está previsto “respetar” o no se van cambiar, y cuáles no. 
No se puede conocer todo con máxima exactitud en un solo día, pero en esas horas he conocido más sobre el regadío de Lerín y detalles sobre su funcionamiento y mantenimiento, que lo que alguien como yo, desconocedor de las faenas del campo, hubiera sido capaz de imaginar. Eso sí, unos conocimientos para bien, pero otros... muy preocupantes.
 
3- La del Ayuntamiento
A día de hoy, solo sé que el Ayuntamiento (al menos por mayoría), apoya el nuevo proyecto. Tras las explicaciones recibidas por parte del regadío, entiendo que el Ayuntamiento se verá posiblemente beneficiado económicamente con la instalación del nuevo sistema,
y ayudará a sus maltrechas finanzas. Lo que sigo sin entender es cómo por parte del Ayuntamiento no se ha realizado una campaña clara y general de información, ante la inquietud que un cambio de esta magnitud provoca, no solo en los afectados directamente, sino en todos los lerineses en general. Y más aún, cuando, además de a las arcas municipales, o del pueblo en general, esto afecta también a los bolsillos particulares.

4- La de la Plataforma.
El sábado 15 fue la “presentación oficial” de la Plataforma para la defensa del regadío Tradicional de Lerín.
Como muchos lerineses que se mueven por la red ya conocen, mi relación con la plataforma, o mejor dicho, con algunos de sus “portavoces" o "colaboradores vía facebook”, tras un inicio realmente cordial, se torció rápidamente. Supongo que no sentaron bien
ni el hecho de que yo planteara aquí dudas sobre su modo de actuar, ni mis sugerencias sobre cómo desenvolverse en la red de modo correcto, ni comentarios posteriores. Por cierto, quiero aclarar que no fue un "meterme donde no me llaman", comencé a intervenir en un principio a petición suya.
Esto mismo, lo he hecho no solo con la plataforma, sino con todo aquel contacto o “amigo” de facebook, o de otro "entorno web" que ha tenido cualquier duda o cualquier problema, si me lo han pedido, y si es que estaba en mi mano poder ayudar. Hasta ese momento creo que no había tenido por ese motivo ningún conflicto relevante. Por otra parte, reconozco que yo, quizás equivocadamente, había considerado esa página como un foro de encuentro, de información y de debate sobre el tema, no como únicamente un punto de adhesión y apoyo incondicional a una plataforma de la que no conocía, en principio, siquiera quienes la formaban. 
El caso es que quería pasar página y dejar a un lado los desencuentros. Por ello, fui el sábado a la presentación de la plataforma en el frontón. Pretendía conocer, por fin, quiénes eran los componentes, las acciones que se habían llevado a cabo contra la prevista instalación, las que se van a llevar, y especialmente, saber cuál es su propuesta. Cuál es el plan que tienen para hacer viable, rentable y sostenible el regadío tradicional actual (ahora no lo es ni de lejos), cuáles son sus proyectos, sus planes de financiación para esas importantes e imprescindibles obras de acondicionamiento, posibles mejoras… etc. En resumen, su propuesta, y los detalles de la misma, para que así todos, sepan qué es lo que están apoyando o lo que están firmando
Sinceramente, recibí menos información de la que esperaba. Fue interesante, aunque yo buscaba saber más sobre la plataforma y sus planes para el regadío de Lerín, antes que (o además de) experiencias puntuales y personales en otros pueblos. Con todo, me alegro de haber estado.

... Y 5- Finalmente, la quinta respuesta que quería ver era la de la gente, los vecinos, “en la calle”.
Aunque por desgracia no pude estar muchos días, he de decir que las conversaciones que pude mantener, o que presencié, me llevaron a conclusiones… tristes. Enfrentamiento, indignación… muchísima desinformación… conversaciones que subían de tono a la segunda frase… Y en su mayoría, casi siempre, con trasfondos políticos.
También hablé con algunos agricultores, y vi que mucha gente evitaba siquiera “rozar” el tema, supongo que por prudencia, para evitar los "acaloramientos".

Realmente, somos una sociedad de “enfrentamiento fácil”, y tanto la desinformación como la información sesgada, no hacen sino favorecerlo. Tampoco la llamada a la exaltación dirigida a una ciudadanía desinformada ayuda al entendimiento. Y nunca los enfrentamientos ideológicos ayudaron a la convivencia entre vecinos.


Me comentaba el domingo un agricultor hablando sobre este asunto: "José, la política es mucho puta". 

Poco a poco voy reuniendo más información y conformando mi opinión, y aunque he aclarado muchas dudas, mi preocupación por el presente y sobre todo por el futuro de Lerín en relación a este asunto no ha disminuído. No sé, quizás esté ahí una de las claves de todo esto: pensar en el futuro. Desde luego, el presente es preocupante.

Cuando un pueblo tiene la "salud tocada” y “las defensas bajas”, las heridas en la convivencia son más difíciles de cicatrizar. No creo que una herida sane sola únicamente manteniéndola tapada. Tampoco frotándola con papel de lija. Si no se trata con cuidado y limpieza puede aparecer una infección que la agrave. 


En fin, han sido, de todos modos, unos días que he disfrutado. Recorrer y conocer el regadío y su funcionamiento, (agradezco sinceramente todas las explicaciones), la asistencia al acto del frontón, ... todo ello me ha resultado muy interesante. Ver cómo en el campo comienza la primavera con sol y frescura, sentirlo lleno de vida, rompiendo en colores y, especialmente, en sonido... Qué diferente a pocas semanas atrás!... Por cualquier rincón del campo no se deja de oír el incesante canto de los pájaros... esto, realmente, me ha hecho encarar el comienzo de la primavera con cierto sentimiento esperanzador... y media sonrisa.

Intentaré buscar sosiego ahora con algunas tranquilas y refrescantes imágenes pre-primaverales de esos días en Lerín.











Es una pena que esta foto no se vea muy bien. Estaba lejísimos y tiene un recorte enorme. (Cada vez que me surge una ocasión de estas, rabio por no tener un objetivo más largo). La pongo porque me parece curiosa. He visto muchas veces a las preciosas garzas pescando peces o ranas, pero no me había tocado verlas cazar fuera del agua. Aquí está esta hermosura zampándose lo que parece ser un topillo.










































Esperemos que pronto lleguen a Lerín aguas más tranquilas y que esas aguas, vengan de donde vengan, por el Ega, por el Canal, o por ambos, refresquen los ánimos, respeten la riqueza ecológica, nutran los campos, y ayuden a traer a Lerín la prosperidad que tanto necesita












-----
.

2 comentarios:

  1. Jose, me has emocionado. Creo que tengo el día tonto, será el cambio de hora. Y la nostalgia de los que no vivimos allí. Has demostrado un amor a Lerín y a tus ancestros inmenso. Más grande que cualquier cosa. Y has realizado el esfuerzo de desplazarte hasta allí y estudiar cada parte del "asunto". Yo ya no me meto. He visto familias en las que se dan los dos casos, entre hermanos (no quiero ni siquiera nombrar a qué me suena esto). Tu labor ha sido encomiable y, desde mi punto de vista, digna de admiración. Quizá sea porque a mí también me gustaría ser así. Quizá con unos poquitos más de años lo consiga, pero soy un poco visceral. Aunque voy domándome. Sólo puedo decirte una cosa: "Chapeau!!!!". Las fotografías, como siempre, dignas de la "envidia" más grande, jeje. Son maravillosas. Un beso y sigue así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf! Rebeca, muchas gracias!
      Me alegra haber conseguido llegar a alguien con estos comentarios, y que te hayan interesado, aún más, ...Y que me lo hayas manifestado, ademas, aquí... pues eso, muchísimas gracias.
      Un besazo.

      Eliminar