sábado, 29 de marzo de 2014

AGUAS REVUELTAS (y II)


Cuando decidí hacer la anterior entrada, en la que planteaba una serie de dudas sobre la implantación del nuevo sistema del regadío por medio del Canal de Navarra, en sustitución del regadío tradicional de Lerín, ya imaginaba que habría quienes compartirían esas dudas, y quienes no. Y también imaginaba que habría quienes no admitirían, siquiera, que alguien pueda plantearse dudas.

Y la primera de mis dudas era, evidentemente, si publicaba la entrada o no. Hacía días que no estaba en Lerín y no sabía muy bien el “ambiente” que se respiraba en la calle, y tampoco conocía muchos detalles concretos. Visto el revuelo que se había formado en facebook, decidí comentarlo, y hacerlo planteando esas dudas.
Aún así, no lo tenía muy claro, pero en cuanto recibí la primera respuesta después de la publicación, y sobre todo, tras recibir varios correos en los que algunos amigos seguidores del blog, agradecían, como ya han hecho otras veces, poder conocer algunas de las cosas que suceden en Lerín, quise entender que había sido un acierto.
Tras pasar unos días en Lerín y dejar transcurrir un tiempo para ver cómo se iban desarrollando las cosas, he decidido hacer una segunda entrada, al menos, para comentar un poco qué ha pasado con todas aquellas preguntas que me hacía.

Considero que estas dos entradas han tenido "carácter extraordinario”. Ha sido la gran trascendencia del tema para el futuro de Lerín lo que me ha llevado a reflejarlo aquí. Creo que no volveré a comentar este tema en el blog, al menos en un tiempo, si es que no sucede nada extraordinario. Prefiero que éste siga teniendo un carácter principalmente fotográfico.

Como decía, muchas preguntas, demasiadas, y como única “información”, además de la “oficial” de INTIA o del Gobierno de Navarra (sigo pensando que es poca y poco clara), tenía la recibida a través del "muro de facebook" de la Plataforma en defensa del Regadío Tradicional de Lerín, bueno, y también unos pocos artículos o cartas de prensa, en línea con esta plataforma. También tenía muchísimas dudas sobre qué resultaba positivo y qué negativo con un sistema o con otro.

Siempre que alguien trata públicamente algún tema sensible, “se deja pelos en la gatera”. Yo no iba a ser menos. Aunque supongo que tiene que ser agradable “caer bien” a todo el mundo, tiene que ser muy difícil, y además creo que en mi caso sería imposible. Supongo que será el precio de tener opinión. Los “afectos” que quizás haya podido perder por esto… pues qué se le va a hacer.

No soy de aplauso fácil, ni acostumbro a seguir sin rechistar al primero que lanza una voz. Suelo poner “en cuarentena” cualquier “información oficial”,  y del mismo modo actúo con quien afirma lo radicalmente contrario. Y si una, otra, o las dos, desprenden cierto sesgo ideológico o político, me pongo guantes y les paso el “antivirus”. 
Procuro recabar, si es posible, más información, y luego conformo mi propia idea sobre el asunto. Como creo que las cosas no son totalmente blancas o totalmente negras, prefiero pensar en si algo es “mejor o peor”, antes que pensar que sea “totalmente bueno o totalmente malo” según quién lo proponga. Y no creo que sea precisamente por ser “tibio”, sino más bien por escéptico, o quizás por desconfiado (no conozco a nadie relacionado con la política, sea del signo que sea, que me merezca mucha confianza). No dudo que pueda haber quien actúe pensando únicamente en el bien común y no busque un fin interesado, pero… es una “especie” tan rarísima…

Y por todo esto, decidí que el pasado fin de semana (14-15-16 marzo) quería estar en Lerín. Era la  forma de intentar conseguir la información que estaba buscando y, de paso, tentar el "pulso de la calle".

Cinco eran las fuentes de información que buscaba para intentar hacerme una idea más clara, y han sido muy diferentes las respuestas, y sobre todo, la forma de ofrecerlas:

1- La información de INTIA (Instituto Navarro de Tecnologías e Infraestructuras Agroalimentarias) - Gobierno de Navarra.
Lo supuestamente “principal” está en su web, y es tan “clara” como grande sea la “fe” que cada uno ponga en creer lo que prometa un organismo oficial, tanto en cifras como en otros datos. El “estudio de impacto ambiental” (si es que realmente se puede llamar así a eso) en las zonas que afecta, me resulta un tanto “etéreo” y muy, muy, preocupante. Creo que, en el caso de que se lleve a cabo, hay muchas zonas de Lerín que de ningún modo se deberían "tocar", por su vital importancia ecológica.

2- La de la Comunidad de Regantes.
En cuanto publiqué el artículo anterior, se me ofreció toda la información que quisiera, tanto de las cifras de dinero que afecta a los propietarios, como de detalles del proyecto. Así ha sido, y además, me han informado de la situación real del actual sistema de regadío (también muy preocupante), tanto de lo que funciona bien como de lo que funciona mal. Y lo he visto sobre el terreno. Además de ver la zona, ahora secano, que pasaría en el futuro a ser regadío.
He recorrido el cauce completo del regadío actual desde su inicio hasta el final. He sabido también qué cosas del campo actual está previsto “respetar” o no se van cambiar, y cuáles no. 
No se puede conocer todo con máxima exactitud en un solo día, pero en esas horas he conocido más sobre el regadío de Lerín y detalles sobre su funcionamiento y mantenimiento, que lo que alguien como yo, desconocedor de las faenas del campo, hubiera sido capaz de imaginar. Eso sí, unos conocimientos para bien, pero otros... muy preocupantes.
 
3- La del Ayuntamiento
A día de hoy, solo sé que el Ayuntamiento (al menos por mayoría), apoya el nuevo proyecto. Tras las explicaciones recibidas por parte del regadío, entiendo que el Ayuntamiento se verá posiblemente beneficiado económicamente con la instalación del nuevo sistema,
y ayudará a sus maltrechas finanzas. Lo que sigo sin entender es cómo por parte del Ayuntamiento no se ha realizado una campaña clara y general de información, ante la inquietud que un cambio de esta magnitud provoca, no solo en los afectados directamente, sino en todos los lerineses en general. Y más aún, cuando, además de a las arcas municipales, o del pueblo en general, esto afecta también a los bolsillos particulares.

4- La de la Plataforma.
El sábado 15 fue la “presentación oficial” de la Plataforma para la defensa del regadío Tradicional de Lerín.
Como muchos lerineses que se mueven por la red ya conocen, mi relación con la plataforma, o mejor dicho, con algunos de sus “portavoces" o "colaboradores vía facebook”, tras un inicio realmente cordial, se torció rápidamente. Supongo que no sentaron bien
ni el hecho de que yo planteara aquí dudas sobre su modo de actuar, ni mis sugerencias sobre cómo desenvolverse en la red de modo correcto, ni comentarios posteriores. Por cierto, quiero aclarar que no fue un "meterme donde no me llaman", comencé a intervenir en un principio a petición suya.
Esto mismo, lo he hecho no solo con la plataforma, sino con todo aquel contacto o “amigo” de facebook, o de otro "entorno web" que ha tenido cualquier duda o cualquier problema, si me lo han pedido, y si es que estaba en mi mano poder ayudar. Hasta ese momento creo que no había tenido por ese motivo ningún conflicto relevante. Por otra parte, reconozco que yo, quizás equivocadamente, había considerado esa página como un foro de encuentro, de información y de debate sobre el tema, no como únicamente un punto de adhesión y apoyo incondicional a una plataforma de la que no conocía, en principio, siquiera quienes la formaban. 
El caso es que quería pasar página y dejar a un lado los desencuentros. Por ello, fui el sábado a la presentación de la plataforma en el frontón. Pretendía conocer, por fin, quiénes eran los componentes, las acciones que se habían llevado a cabo contra la prevista instalación, las que se van a llevar, y especialmente, saber cuál es su propuesta. Cuál es el plan que tienen para hacer viable, rentable y sostenible el regadío tradicional actual (ahora no lo es ni de lejos), cuáles son sus proyectos, sus planes de financiación para esas importantes e imprescindibles obras de acondicionamiento, posibles mejoras… etc. En resumen, su propuesta, y los detalles de la misma, para que así todos, sepan qué es lo que están apoyando o lo que están firmando
Sinceramente, recibí menos información de la que esperaba. Fue interesante, aunque yo buscaba saber más sobre la plataforma y sus planes para el regadío de Lerín, antes que (o además de) experiencias puntuales y personales en otros pueblos. Con todo, me alegro de haber estado.

... Y 5- Finalmente, la quinta respuesta que quería ver era la de la gente, los vecinos, “en la calle”.
Aunque por desgracia no pude estar muchos días, he de decir que las conversaciones que pude mantener, o que presencié, me llevaron a conclusiones… tristes. Enfrentamiento, indignación… muchísima desinformación… conversaciones que subían de tono a la segunda frase… Y en su mayoría, casi siempre, con trasfondos políticos.
También hablé con algunos agricultores, y vi que mucha gente evitaba siquiera “rozar” el tema, supongo que por prudencia, para evitar los "acaloramientos".

Realmente, somos una sociedad de “enfrentamiento fácil”, y tanto la desinformación como la información sesgada, no hacen sino favorecerlo. Tampoco la llamada a la exaltación dirigida a una ciudadanía desinformada ayuda al entendimiento. Y nunca los enfrentamientos ideológicos ayudaron a la convivencia entre vecinos.


Me comentaba el domingo un agricultor hablando sobre este asunto: "José, la política es mucho puta". 

Poco a poco voy reuniendo más información y conformando mi opinión, y aunque he aclarado muchas dudas, mi preocupación por el presente y sobre todo por el futuro de Lerín en relación a este asunto no ha disminuído. No sé, quizás esté ahí una de las claves de todo esto: pensar en el futuro. Desde luego, el presente es preocupante.

Cuando un pueblo tiene la "salud tocada” y “las defensas bajas”, las heridas en la convivencia son más difíciles de cicatrizar. No creo que una herida sane sola únicamente manteniéndola tapada. Tampoco frotándola con papel de lija. Si no se trata con cuidado y limpieza puede aparecer una infección que la agrave. 


En fin, han sido, de todos modos, unos días que he disfrutado. Recorrer y conocer el regadío y su funcionamiento, (agradezco sinceramente todas las explicaciones), la asistencia al acto del frontón, ... todo ello me ha resultado muy interesante. Ver cómo en el campo comienza la primavera con sol y frescura, sentirlo lleno de vida, rompiendo en colores y, especialmente, en sonido... Qué diferente a pocas semanas atrás!... Por cualquier rincón del campo no se deja de oír el incesante canto de los pájaros... esto, realmente, me ha hecho encarar el comienzo de la primavera con cierto sentimiento esperanzador... y media sonrisa.

Intentaré buscar sosiego ahora con algunas tranquilas y refrescantes imágenes pre-primaverales de esos días en Lerín.











Es una pena que esta foto no se vea muy bien. Estaba lejísimos y tiene un recorte enorme. (Cada vez que me surge una ocasión de estas, rabio por no tener un objetivo más largo). La pongo porque me parece curiosa. He visto muchas veces a las preciosas garzas pescando peces o ranas, pero no me había tocado verlas cazar fuera del agua. Aquí está esta hermosura zampándose lo que parece ser un topillo.










































Esperemos que pronto lleguen a Lerín aguas más tranquilas y que esas aguas, vengan de donde vengan, por el Ega, por el Canal, o por ambos, refresquen los ánimos, respeten la riqueza ecológica, nutran los campos, y ayuden a traer a Lerín la prosperidad que tanto necesita












-----
.

miércoles, 5 de marzo de 2014

AGUAS REVUELTAS

Bajan las aguas revueltas por Lerín. Muy revueltas.
Y no me refiero precisamente a las preciosas aguas del río Ega que riega, hermosea y llena de vida el campo de Lerín.


No es la primera ocasión en que he tenido dudas sobre qué tema abordar en el blog. Iba pasando el tiempo y no había forma de decidirme por qué entrada hacer. 
Tenía casi preparada una con fotos de aves... Otra, sin acabar, con algunas impresiones sobre cosas de Lerín que se encuentran, a mi entender, en injusto abandono... Sin embargo, creo que el asunto que actualmente tiene soliviantados a buena parte de los lerineses es el asunto del agua. Del regadío.

La llegada del Canal de Navarra, con la muy posible realización de una concentración parcelaria que afecta a las huertas de regadío, con el fin de "optimizar" las técnicas de riego que la adopción de este nuevo canal conlleva, tiene a buena parte de los lerineses muy preocupados, y en muchos casos, cabreados.
Por una parte, este es un tema que me afecta, me parece de actualidad y de importancia, pero por otra... ¿Qué enfoque darle en el blog? ¿Solo fotográfico? El caso es que no quiero dejar pasar la ocasión de reflejar aquí alguna reflexión y algunas (muchas) dudas que tengo.
  
No voy a describir aquí detalles de la obra ni las alucinantes cifras que se manejan. No voy a amontonar datos, números, artículos legales, derechos que se conculcan, etc..que esta "revolución" acarrea (me atrevería a dudar de que esto lo conozcan ni quienes la promueven, ni quienes van a hacer la obra... ni, por supuesto, quienes la van a sufrir/disfrutar/pagar). Espero que en breve, alguien, de una vez, se decida a dar datos claros y reales de todo esto (sin engaños interesados), y del impacto en el campo, en las economías de los regantes y en el pueblo en general.

Sin embargo, sí tengo ojos, y oídos. Y en ellos me baso para hacerme mi propia idea sobre este asunto. He escuchado y leído opiniones diversas. A algunos, puede que esta "macro obra" en el regadío les puede resultar rentable, quizás a quien tenga mucho terreno, no lo sé con certeza. Sin embargo, pienso que buena parte de los propietarios de huertas de regadío no son grandes productores. Creo que muchos, cultivan prácticamente "para casa", y mantienen sus pequeños terrenos para producir pequeñas cantidades, para consumo... y otros para mantener la actividad agrícola tradicional que ha caracterizado a Lerín "toda la vida". Muchos de estos, son gente de cierta edad, incluso, algunos, ya jublados o con otros trabajos, la mantienen simplemente como actividad de "recreo". La gente joven cada vez tiene menos relación con el campo, y optan por trabajar fuera. Pero eso sí, ahí está la huerta familiar, y muchos mantienen ese nexo con su pueblo, con la propiedad de su familia y con la actividad de sus antepasados.

Si me he decidido a comentar sobre esto en el blog es porque me gusta, de vez en cuando, aprovechando alguna de mis fotos, comentar, y dar opiniones sobre ciertos temas, la gran mayoría, casi todos, relacionados con Lerín. Y si el hecho de publicarlo provoca alguna conversación entre vecinos o amigos, y hace que estos temas estén en la calle y no permanezcan ocultos, pues lo daré por útil.
El hecho de comentar las cosas creo que es saludable y puede evitar que alguien piense que "a nadie parece que le importa" o "la gente no se entera".

En este sentido, recuerdo una conversación, hace ya un tiempo, en una red social, sobre un tema también peliagudo para Lerín, y del que ya comentaré otro día. El caso es que, ante mis críticas, con las que varios "contertulios" estaban de acuerdo, alguien que se vió aludido, lanzó la consabida frase: "Para hablar, primero hay que saber de lo que se habla".
Bien, pues no. Por fortuna, vivimos en una sociedad en la que, aunque tenga muchos defectos, aún no está prohibido hablar (más o menos) ni conversar. Y muchas veces, el desconocimiento de datos concretos y exactos para conversar con absoluta precisión es a causa del silencio y la falta de información clara al respecto, por no mostrar claramente las gestiones que se realizan (o al menos se intentan) para lograr algo. Por causa de la falta de la tan cacareada "transparencia". Y no me refiero solo a "cuentas claras", sino a informar con frecuencia y claridad sobre esas gestiones. Quizás así se evitaría la sensación generalizada de "hacer poco o nada" tan habitual (y no dudo que muchas veces pueda no ser justa). Quede claro que, en esto, no me refiero solo a Lerín, sino a "lo público" en general. Y no solo al momento actual, sino a lo largo de muchos, muchos años. Casi desde siempre. Esto, sin duda, tranquilizaría no solo a quienes han depositado en sus representantes políticos su confianza, sino a todos los que están bajo su responsabilidad. La causa de que no se sepan los datos verdaderos es que, quien los posee no los publica y no  los da a conocer claramente.

Y como conversar no es solo exponer y asimilar palabras o ideas, sino que también es preguntar y responder. Y a mí (y creo que a todos), cuando un asunto me interesa me gusta saber más. 

Y... es que, según le doy vueltas a cómo plantear este artículo sobre este problema, me surge una pregunta tras otra. Preguntas  y reflexiones, pero sobre todo, preguntas.

Estas preguntas son las de alguien que, como muchos, no ve beneficio en esta obra que, quienes la promueven, jalean como el advenimiento de la prosperidad. Según la descripción de sus defensores, pudiera parecer que gracias a ella se van a regar las huertas con "agua milagrosa", y las tierras van a producir pingües beneficios a sus propietarios.

Entiendo que uno de los grandes problemas que esta nueva obra incluye es la concentración.
Y me pregunto... ¿Eso supondrá que esa huerta que pasó de bisabuelos  a abuelos, luego a padres... debe pasar "por decreto", sin derecho a más réplica, a formar parte de otra forma de distribución de tierras, para que sea más fácil realizar la instalación del nuevo sistema de riego, y posiblemente, la explotación con maquinaria? ¿Beneficia esto en algo al pequeño propietario o solo a quienes realizarán esas labores de explotación de modo más "industrial"?.  

Por otra parte, los propietarios han de realizar un gran desembolso para poder instalar ese nuevo sistema.Y sigo preguntando... ¿Para qué? Si hasta ahora ha bastado y sobrado agua para el riego de la zona mediante el regadío tradicional, para una explotación que se viene realizando durante años (y explotación que, por cierto, ha disminuído en buena medida, y con un mercado complicado), ¿Para qué, si no es tan necesario, han de trastocarse gravemente economías domésticas que pueden verse severamente dañadas?

Tampoco sé el sistema de "reubicaciones" que la concentración utilizaría, pero como en todas las concentraciones, supongo que unos se verían beneficiados con una huerta mejor o peor, o más cercana o más lejana. No creo que todos saldrían precisamente contentos. Hay quien ha invertido muchos años, mucho trabajo en tener su huerta en condiciones óptimas. ¡Qué ganas de crear malestar e intranquilidad, si realmente no es tán necesario!

Mientras doy paseos o circulo por el campo buscando alguna fotografía, veo las tierras, y también veo cómo ha cambiado el cultivo en los útimos años, cómo ha aumentado la cantidad de huertas sin trabajar, o utilizada para cereal, que acarrea menos "faena". Al verlas, sigo sin entender el por qué de ese cambio de método de riego.

La gran "enfermedad" que ataca a muchos pueblos también ha afectado y está afectando a Lerín, y gravemente: El abandono del campo. No hay puestos de trabajo en Lerín. Los jóvenes, más preparados que nunca, con estudios o sin ellos, se van a buscar trabajo en empresas que están lejos y acaban quedándose a vivir fuera. Esa, pienso yo, que es el "agua" que se necesita. Trabajo local, cercano, que pueda mantener la población sin tener que desarraigarse de su pueblo. A mi entender, mucho más importante que el cambio de un sistema de riego por otro.

Y el otro gran "desastre" que entiendo que esta historia acarrea: Adoptar el riego del Canal de Navarra conlleva la renuncia a la utilización del río Ega, y al actual cauce del regadío. No solo hay que hacer una "compra" (a mi entender muy dudosa) sino que hay que renunciar a algo que está, desde el principio de la historia, desde que se asentaron sus primeros moradores, dando vida a Lerín.

... Y me pregunto...Si es necesaria una mejora... ¿No sería mejor optimizar el actual regadío, que infrautiliza buena parte de su caudal, mejorarlo en lo que se necesite, en lugar de iniciar una aventura carísima que desnaturaliza por completo el actual (y tradicional, e histórico) funcionamiento del campo de Lerín? 

¿Para qué semejante "revolución" y semejante gasto para llevar agua a donde ya hay agua abundante, y de paso, arrojar a la basura toda la distribución, el trabajo, el dinero y las mejoras llevadas a cabo durante años anteriores en el actual regadío?

Y sigo preguntando... ¿Acaso va a acabar este proyecto con la sangría de gente joven, que insisto, me parece el mal más grave que está sufriendo Lerín?

Para acabar... Hace ya días que se ha creado, o se está creando, una plataforma en defensa del regadío tradicional de Lerín. Quienes se mueven por facebook ya conocen su página, creada como "grupo de facebook". La dirección es esta (enlace):   https://www.facebook.com/groups/203812353159050/   y en ella se van publicando algunos datos u opiniones, relacionados con este asunto. Para bastante gente, en su mayoría gente joven, supone la única forma de enterarse de lo que va ocurriendo en relación a este tema, ya que la información "oficial" no es mucha. Para otros, solo se conocen algunos detalles por breves artículos de prensa.
 
Esta plataforma pide, a quien esté interesado, que se una a ella, para poder realizar actuaciones colectivas con más fuerza.

Y aquí también me surgen algunas preguntas sobre esta plataforma, y que me parecería interesante conocer respuestas:
... ¿Por qué se está creando esta plataforma con tanto "misterio"? ¿Por qué no se ha hecho una convocatoria pública para anunciarlo y explicar claramente quién la lidera, quién la compone, qué línea de actuaciones tiene...? Yo, personalmente, conozco tres o cuatro nombres, pero no entiendo estos primeros pasos tan "ocultos", y además, pidiendo nombres, dnis,... para apoyarla, pero sin dar mas datos. Pregunto... ¿La organización, junta, o vocales de esta plataforma es "abierta"? me explico: ¿Son personas de diferentes tendencias políticas unidas para una actuación que implica a toda el conjunto de la sociedad lerinesa, o es una plataforma con una línea ideológica única? 
Creo que son dudas que mucha gente tiene, y que creo que se deberían aclarar públicamente antes de pedir adhesiones o afiliaciones a esta plataforma. Este es una asunto demasiado importante como para andar, como ya he comentado antes, "sin transparencia". No creo que sea coherente protestar porque las autoridades implicadas no informan con claridad de sus actuaciones, y actuar desde la plataforma del mismo modo. Cuando todo esto esté aclarado, estoy seguro de que muchos se animarán a unirse, si es que, realmente, la única finalidad es el mantenimiento del regadío tradicional, no una plataforma que sí, que lucha a favor de este tema, pero además, con finalidad política. Es una duda que creo que conviene aclarar desde el principio.
Sé que ya se están realizando algunas gestiones, y valoro mucho los esfuerzos de quienes las están llevando a cabo, pero sinceramente, creo que estas cosas hay que hacerlas desde el principio con la máxima "luz", así se evitarian dudas y desconfianzas.
Creo que para que esta iniciativa llegue a buen puerto tiene que estar de acuerdo gente de cualquier tendencia o simpatías. No creo que se consiga mucho sin la mayor unión posible.

Y más pregunticas... ¿Y el Ayuntamiento? ¿Qué dice el Ayuntamiento? Supongo que algo debería haber manifestado ante la preocupación de los vecinos. Y la candidatura que gobierna... ¿Qué opina por su parte?¿Y la oposición? ¿Tampoco se pronuncia? Y la comunidad de regantes... ¿Se ha reunido?, ¿Ha comunicado públicamente, datos, pros, contras, y sobre todo... Alternativas? ¿Hay algun estudio de lo que costaría el acondicionamiento o mejora del actual sistema de regadío? ¿Se está haciendo algo? ... ¿Es lógico esperar a que vayan ocurriendo las cosas sin hacer ni decir nada hasta que ya no haya vuelta atrás, si es que aún la hay?

No dudo por otra parte que a algunos pueblos, que tienen poco o nada de regadío, les resulte necesario y provechoso hacer semejante obra pero... Lerín... Lo necesita?

Y la última gran pregunta...

¿Por qué demonios no he hecho la entrada de los pájaros, en lugar de meterme en este "jardín" y soltar esta "chapa"?


En fin, pongo algunas foticos del regadío tracicional y del río Ega.









































Espero poder hacer más adelante alguna otra entrada sobre este asunto del regadío lerinés, con muchas dudas aclaradas y viendo cómo se desarrollan los acontecimientos.

Ojalá salga ganando Lerín.



 


-----