miércoles, 6 de julio de 2011

PASEO POR LERÍN

Llevaba una temporada sin pasar un fin de semana en Lerín. Por un motivo u otro, no había podido ir desde Mayo. Ansiaba dar una vuelta por el pueblo y por el campo. Por el pueblo, para ver en persona cómo estaba el mirador de las abejeras y, además, ver los paneles informativos colocados en el mirador y en el Fuerte. Y también por el campo, para ver el contraste del paisaje, desde Mayo, verde y fresco, a ahora, dorado bajo el poderoso sol del verano. Y claro, de paso, hacer una visita a los pajaricos.
Igual, todo esto solo son excusas para pasar un fin de semana relajado en Lerín, pasear por las calles y tomarme un par de vermús con frito, desconectado de la rutina. Y, por supuesto, para echar unas foticos.
-
Mi sensación final, tras los paseos por el pueblo, ha sido agridulce. Intentaré explicarlo.
El mirador de Las Abejeras, después de haberlas visto con el césped verde, en Mayo, ahora presenta un aspecto más árido y seco, supongo que es normal por las fechas. Aún así, cuando no cae el sol a plomo, está agradable. Las vistas, por supuesto, espectaculares.
-
-
Me ha gustado mucho el panel informativo, donde se marcan puntos importantes e históricos que se ven desde el mirador.
-
-
El acceso desde el Palacio, no sé si está ya acabado, pero hoy por hoy, lo veo complicado para personas mayores. He visto como algunas personas no se atrevían a bajar. Mucho más fácil y más llano, desde la calle Cuevas de Velaz, siempre que se tenga el corazón a prueba de infartos, por el susto que proporciona los ladridos repentinos de un gran perro del vecindario. Por cierto, y no quiero decir que sean del mismo perro, pero en medio del mirador, lucían imperiosas tres lustrosas cagadas. Ya había visto esto mismo desde hace mucho en los miradores del Paseo, y ya lo comenté aquí. En ocasiones, parecen un campo de minas. Esto demuestra la educación y el civismo de sus dueños.
Y hablando de civismo, impresionante que, días después de su inauguración, ya haya quien ha arrancado piedras de las abejeras, estropeándolas. Alucinante.
-
-
Sigo ahora con el Fuerte. Me han gustado mucho también los paneles informativos. Tanto el que explica cómo era antiguamente, y sus circunstancias históricas, como los que detallan las vistas desde el Fuerte de las diferentes sierras y montes que se pueden distinguir en el horizonte alrededor del pueblo.
-
-

-

-
También me parece alucinante el panel roto a pedradas y completamente rayado, del que pongo un pequeño detalle de la avería, por jóvenes lerineses asilvestrados e identificados, cuyos padres, además de no haber sabido inculcar a sus hijos el respeto por los bienes comunes, según me han informado, no se han querido responsabilizar por estos hechos. Hacerlo, hubiera sido un ejemplo para esos hijos, dejando claro que destrozar el patrimonio del pueblo no sale gratis. Además, tampoco es impedimento el dinero, estos daños los paga el seguro del hogar. Se trata simplemente de civilización.
-
-
Me gusta la iluminación nocturna del Fuerte. Además de la estética, hace agradable un paseo nocturno, o aprovechar para una conversación tranquila en los bancos. No es mucho tiempo el que está encendido, por lo que supongo que tampoco será muy caro de mantener.
-
-

-

-
Sin embargo, no me entra en la cabeza que, desde hace años, no se haya sido capaz de borrar las pintadas que cubren las paredes de la plaza interior del Fuerte y que hacen que el recinto, en lugar de parecer un enclave histórico, parezca un rincón de un barrio bajo de una ciudad descuidada. Además de algún otro detalle de abandono. Tras el engalanamiento de algunas de sus fachadas exteriores, esto me parece sencillamente “joderlo con las patas de atrás”.
-
-

-

-

-
Y para finalizar por hoy la sección de “ole salero”, creo que "decorar" uno de los muros en los que se ve la pared del antiguo castillo bajo los muros del fuerte reconstruido, con este alarde de “tecnología punta”, me parece “pa mear y no echar gota”!
-
-
Como veis, cuando hay que ensalzar las muchísimas cosas buenas que tiene Lerín, que son la mayoría, soy el primero, pero si veo algo que no me gusta, creo que también hay que decirlo, si no, nos vamos acostumbrando a ello y al final queda para siempre.
-
Y cambio de tema.
-
Después de tantos días veraniegos y de piscinas (Que, por cierto, no las he visto este año, pero me han dicho que están espectaculares. Igual hago en breve una entrada aquí sobre las piscinas de Lerín), me ha tocado un fin de semana tormentoso. Aún así, he podido ver algunos pajaricos, dándose un festín de insectos tras la cosecha.
-
-

-
Nublado a ratos y con chaparrones de vez en cuando, no es tampoco mal plan sacar algunas “foticos tormentosas”.

-
-

-
Y… si no lo digo, reviento. Va a hacer un año de la presentación del libro sobre Lerín. Pocos días después, para fiestas, ya estaba agotado. La gente preguntaba, pero se quedaron con las ganas. Pasó el verano y no se podía comprar el libro. Llegó Navidad (podría haber sido un buen regalo) y tampoco. Va a llegar el verano, cuando viene a Lerín muchísima gente que vive fuera y que no pudieron hacerse con él. Nadie que se acerque a pasar unos días a Lerín y se interese por el pueblo, su historia, su cultura,… tiene opción a tenerlo. ¿Para cuándo una segunda edición, aunque no sea una gran tirada?
-
-
Los que estéis interesados, hacedlo saber, y comentarlo a quienes componen el Ayuntamiento, que al fin y al cabo, son quienes tienen que encargarla. Una obra así no merece quedar sin la posibilidad de adquirirla.
-----

5 comentarios:

  1. Jose, con tan estupendas fotos y comentarios nos quedamos totalmente sin palabras. Eres un genio, no el de la lámpara pero si genial...

    ResponderEliminar
  2. en tu linea, que bonitas, las del fuerte con la iluminacion de los focos parecen un belen.Me encatan.

    ResponderEliminar
  3. Había visto el Mirador de Las Abejeras y me parece un rincón muy bonito y tranquilo, igual que El Fuerte, con buenas vistas, estupenda la idea de los paneles informativos. Comentarte, que estoy de acuerdo contigo referente a los pinos que plantan los perros en la calle y el civismo de sus dueños. Tengo una perrita y siempre que la saco a pasear, llevo sus correspondientes bolsitas, para recoger lo que no me gustaría pisar (y eso que dicen que trae buena suerte), aún y todo, todavía hay gente que se cree, que todos los pinos del pueblo son de mi perrita y por el tamaño de los mismos es imposible. Señores por favor, si ven que un perro hace sus necesidades y no se recogen, reclamen a sus dueños. Siempre pagamos justos por pecadores.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno José como siempre, pero esta vez lo de las criticas, antes de ponerlo por el blog (costumbre) yo pienso que deberías de comentarlo con las personas de su competencia que en este caso será el ayuntamiento por lo que dices. Mi opino es que si no se hacen todas las cosas es porque no se podrá infórmate antes de las criticas un saludo

    ResponderEliminar
  5. Hola, José Miguel, lo primero de todo, me alegra que te guste el blog. Y disculpa que no haya visto tu comentario antes, han sido días de fiestas y de jaleo.

    Sobre lo de "informarme antes de poner una crítica en el blog", no entiendo lo de (costumbre). Además, creo que los unicos comentarios "críticos" que pueden afectar al Ayuntamiento son el del libro y el de las pintadas. El resto, por el contrario, son alabanzas a las mejoras hechas en Lerín: Mirador de abejeras, paneles informativos, iluminación... etc. Además que, cuando el Ayto hace cosas bien hechas, lo suelo publicar con entusiasmo aquí en el blog, o en facebook (por cierto, hay una comunidad bien maja de Lerín en esta red).

    En cuanto al tema del libro, una vez preparada esta entrada, la retrasé varios días antes de
    publicarla, hasta hablar con gente del Ayuntamiento sobre cómo iba el asunto de la segunda edición, no fuera que yo la solicitara aquí y ya estuviera en marcha. Eso sí hubiera sido una precipitación. Al fin y al cabo, como ya digo en el artículo, ellos tienen que poner los dineros. Al saber que no había nada hecho al respecto, lo reclamé aquí y animaba a que la gente que le interese a que lo pida, porque, si no hay demanda del libro, probablemente, ni se
    proponga en presupuestos.

    En cuanto al tema de las pintadas del Fuerte, hombre, la información creo que la dan las fotos.

    Ahí están las pintadas. Y sé, sin falta de información municipal previa, que llevan varios años ahí. Y las pintadas se pueden borrar. No discuto que, a la hora de hacer reparaciones, haya prioridades, pero son ya varios años. Precipitación por mi parte, hubiera sido si cuando lo publiqué ya hubieran estado borradas.

    Sé que hay muchas cosas pendientes de hacer en Lerín, algunas importantes, y que aún no hay
    dinero para ello. Pero eso no significa que todo lo que está mal o en malas condiciones, no se pueda mejorar. Y menos aún, que no se pueda reclamar libremente su solución y haya que
    callarlo. Más aún, en un blog personal.

    Te agradezco la colaboración en el blog con tu comentario.

    ResponderEliminar