viernes, 27 de mayo de 2011

CONSEJOS-NIÑOS FOTÓGRAFOS

NIÑOS FOTÓGRAFOS... (o Atila con revólver)

Dando estos días una vuelta por la red, he alucinado en colores. Esto me ha llevado a hacer el siguiente…

AVISO PARA PADRES
(Ahora, la modernidad, los anglófilos y las carátulas de los CDs dicen “PARENTAL ADVISORY”)

Si tenéis niños y les habéis comprado una cámara de fotos, o se la han regalado (En época de comuniones suele ser un regalo muy habitual y socorrido), o habéis puesto en sus manos un móvil con cámara (craso error, aunque la verdad es que ahora tienen cámara la mayoría de los teléfonos), creo que deberíais tomar una serie de medidas para evitar consecuencias nefastas o catástrofes de dimensiones colosales.

Evidentemente, este comentario es válido tanto para Vladimir “el empalador” (niños) como para Lucrecia “la envenenadora” (niñas)

Introducir a los niños en una afición tan apasionante, divertida y educativa como la fotografía es, en principio, una idea magnífica. Sin embargo, si no mantenéis, especialmente desde el principio, un control estricto sobre el uso sensato del aparato, podría ser como si pusiérais en sus manos un fusil de asalto AK47.

Es muy divertido sacar fotos y verlas después recordando momentos divertidos, pero es vital, desde el primer momento, evitar el uso de la cámara como instrumento para hacer bromas o hacer fotos “graciosas” de alguien que no lo espera y considerar esto como un juego válido. De ahí a la catástrofe hay un paso. Cortar esas acciones a tiempo, cuando todavía sean sencillas “inocentadas” evitará cosas tan lamentables como las auténticas "putadas" que proliferan en la red. Es importante orientar vosotros el uso de la cámara desde el principio. Empezando por usar la cámara para fotografiar, por ejemplo, animales domésticos, juguetes, familiares, amigos, fiestas de cumpleaños, etc. dando un sentido lúdico pero sensato al hecho de sacar las fotos.

Si el pequeño monstruo en potencia usa ordenador y tiene acceso a internet, controlad rigurosamente las fotos que hace y lo que hace con ellas. Y, por supuesto, con las fotos vuestras, si es que las guardáis en el mismo ordenador. Podéis pasar del “Ay, qué rico, mira que fotos más buenas saca el mocete”, a ver colgado en la red al abuelo hurgándose la nariz, a la hermana mayor depilándose, a amatxu en la ducha o a papá en cueros vivos sacando bola frente al espejo. Un momento de rabieta en un niño puede dar para mucho, incluso en el niño a priori más calmado y modosito.

Subir una foto de otro niño para ridiculizarlo está muy extendido, y puede suponer un trauma, en algunos casos, para siempre. Si esto se evita cuando aún son pequeños se disminuirán en algo, aunque sea un poco, los riesgos de que lo hagan cuando lleguen a adolescentes. Aquí es cuando pueden llegar a convertirse en unos auténticos hijos de la gran puta con pintas.

Todo esto, evidentemente, es igual de válido para sacar fotos que para tomar vídeos. Además, ahora, casi todas las cámaras y móviles sacan también videos de más o menos calidad.

Seguro que, con este comentario, muchísimos padres y pedagogos estupendos” me tacharán de exagerado y de paranoico. ¿Si? Echad un largo vistazo a la red y luego me contáis. ¡Podéis flipar! Y eso que en algunos sitios ya filtran lo que se cuelga, pero en otros... y en la mayoría de las ocasiones, el daño ya está hecho.

Un poco de control a tiempo, puede evitar graves problemas.

Como reza el dicho: “De pequeños, te los comerías. Luego... igual te pena no habértelos comido.”
-----

No hay comentarios:

Publicar un comentario